Filosofía en la palabra

LA PALABRA ESCRITA

Miguel Mandujano

Como el consuelo y el beneficio de la sociedad no podía obtenerse sin comunicación de ideas, fue necesario que el [ser humano] encontrara unos signos externos sensibles, por los cuales esas ideas invisibles de que están hechos sus pensamientos pudieran darse a conocer a otros […].

John Locke, Ensayo sobre el entendimiento humano, III.2.i

Con la lengua escrita pasa como cuando encendemos una luz o abrimos el grifo del agua: la utilizamos de manera automática, sin detenernos a pensar en las condiciones que la hacen posible, como si hubiéramos nacido sabiéndola. Es verdad que llegamos al mundo y la palabra ya está ahí, esperándonos, dándonos la bienvenida, pero que la palabra nos anteceda no significa que sea una especie de espíritu universal que todo lo organiza, sino más bien, como afirmó Michel Foucault, una realidad que está depositada en el mundo, como parte de una gran distribución de similitudes y señales (2007: 42-43).

Más todavía, de acuerdo con la lingüística clásica, podríamos afirmar que la palabra no es natural al ser humano; es decir, natural es ponerse en pie y caminar, dos condiciones regidas por la estructura del cuerpo humano, pero no hay un órgano –uno solo– que permita el habla, y no hay una única lengua en el mundo, como sí hay un único modo de caminar. La facultad lingüística por excelencia no es, pues, la lengua, sino la facultad de constituir una, la extraordinaria posibilidad de crear lenguaje (Saussure, 1980: 58).

Ahora bien, tal como no pensamos en los largos caminos de la energía eléctrica o del agua potable cuando abrimos el grifo del agua o encendemos una luz, al usar la palabra –al menos la lengua materna–, no pensamos en su gramática ni en su sintaxis. Esto, según piensa Gadamer (2006: 149-151), confirma la naturalidad de la capacidad lingüística, pues el auto-olvido del elemento estructural sólo puede ser realizado por el lenguaje vivo.

Sin embargo, la palabra no es una herramienta simple; su uso trasciende el mero aprendizaje de un instrumento para clasificar lo conocido. Podríamos decir que el conocimiento de la realidad y de nosotros mismos implica el lenguaje de una manera tan propia, que aprender a hablar significa «la adquisición de la familiaridad y conocimiento del mundo mismo» (Gadamer, 2006: 147) y no sólo su utilización. En este sentido, la diversidad de lenguas e idiomas que existen no puede explicarse –solamente– por la inmensa variedad de sonidos y signos posible, sino por la pluralidad de visiones del mundo de que es capaz el género humano.

¿Pero cómo llega este ser humano, que tuvo que inventar la palabra y el lenguaje –como dice Locke–, a conquistar la capacidad simbólica a partir de las cosas reales? ¿Cómo obtenemos agua del grifo?

Indagando sobre los procesos de construcción de los sistemas de la lengua escrita, Lev Vygotski (1896-1934) elaboró pruebas con niños y niñas que aún no sabían leer ni escribir. Dándoles como herramienta una hoja de papel y un lápiz, el psicólogo ruso les pidió que recordaran unas frases. En un principio, los y las pequeñas realizaron esquemas gráficos totalmente subjetivos, simples representaciones icónicas de lo que tenían que recordar. En un segundo momento, siendo la cantidad de información superior a lo que podía retener su memoria, los garabatos se fueron convirtiendo en símbolos destinados a evocar las frases, e incluso, el lugar que ocupaban en la hoja funcionaba como un indicio. Las creaturas pasaron, pues, de signos de primer orden que representaban directamente objetos o acciones, a un simbolismo superior que implicaba la creación de los signos que representan las palabras (Leal, 1987: 48).

La adquisición de la lengua escrita comprende un trayecto que va de la observación de las cosas a su adquisición cualitativa. En el sistema inicial de simbolización de la escritura hay una relación de parecido entre los grafismos trazados sobre el papel y lo que representan, luego, con la aparición de la palabra, la simplicidad de estos símbolos se complejiza, renunciando a la proximidad de la imitación y estableciendo así una relación simbólica entre las grafías y las ideas.

Esto significa que el ser humano se enfrenta a las cosas a través de su actividad simbólica, de ahí que la palabra y el lenguaje tengan una importancia fundamental en la aprehensión y construcción constantes de la realidad. En el mismo sentido, Ernst Cassirer afirmó que el lenguaje es simbólico no porque designe una porción del mundo, sino porque crea y despliega un mundo propio de sentido (1975: 84).

La construcción de la lengua escrita es un proceso independiente de otros sistemas de simbolización, como el juego, el dibujo o la lengua oral, pero ya que pertenece a un sistema más amplio –el sistema simbólico–, está siempre en relación con ellos. De esta manera, en la expresión de uno se manifiesta la complejidad del todo. Dicho de otro modo, incluso nuestra escritura, manifestación de la palabra, reproduce la profundidad de nuestro mundo interior; así, cuando escribimos sobre un papel, hacemos mucho más que representar conceptos e hilar ideas, proyectamos la profundidad de nuestro yo simbólico-individual a través de las letras.

De ampliar nuestra comprensión de este particular yo se ocuparán ciencias humanas como la grafología.

Referencias

Cassirer, Ernst (1975). Esencia y efecto del concepto de símbolo. México: FCE.

Foucault, Michel (1970). Las palabras y las cosas [1966]. México: Siglo XXI.

Gadamer, Hans-Georg (2006). Verdad y Método II [1986]. Salamanca: Sígueme.

Leal García, Aurora (1987). Construcción de sistemas simbólicos: La lengua escrita como creación. Madrid: Gedisa.

Saussure, Ferdinand (1980). Curso de lingüística general [1945]. Buenos Aires: Losada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s